empleo-discapacidad-laura

Empleo para personas con discapacidad: Laura Calvo

Laura es una chica que lleva 4 años en Vivva, aunque trabajando como operaria de limpieza más de 10 años. Es una chica muy divertida, le gusta mucho la música, el fútbol (está en una peña del Real Madrid), le encanta ir a su pueblo, colabora con el banco de alimentos y ahora mismo está estudiando para sacarse el graduado escolar. En esta entrevista, Laura nos cuenta su experiencia laboral, su día a día y sus sueños de futuro. Leer más

La deshumanización de las empresas: las personas no somos números

La deshumanización de las empresas es un problema que por desgracia se ha ido extendiendo en los últimos años en nuestra sociedad. Considerar a las personas como simples recursos humanos nos ha convertido en cifras, en números que a veces sólo sirven para configurar estadísticas y datos macroeconómicos. Muchas voces denuncian que en las últimas décadas las empresas se están convirtiendo en espacios deshumanizados donde el beneficio económico prevalece siempre sobre cualquier otro aspecto, incluso por encima de la salud de las personas. La maximización del beneficio se ha convertido en el fin que justifica cualquier medio, incluso aunque se trate de vidas humanas.

 

 

Las crisis económicas, los movimientos migratorios y la revolución tecnológica han provocado, facilitado o legitimado el uso de prácticas empresariales de dudosa índole que en algunos casos han ido degenerando hasta provocar fenómenos tan dramáticos como el “karoshi”, la muerte por exceso de trabajo que afecta cada año a unas 10.000 personas en todo el mundo. “Karoshi” es una palabra japonesa que significa literalmente “muerte por exceso de trabajo” y el primer caso que se conoce ocurrió precisamente en Japón en 1969, cuando un empleado de una compañía de periódicos falleció víctima de un paro cardíaco cuando sólo tenía 29 años. Pero el exceso de horas laborales no es un problema exclusivo de Japón. Según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), en España hay 797.000 trabajadores que realizan horas extras en sus trabajos (el 4,8% del total), y casi la mitad no las cobran ni cotizan por ellas. Y según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el 8% de los trabajadores españoles dedican más de 12 horas diarias a su profesión. En Japón las cifras se sitúan en torno al 20%. Pero las jornadas laborales maratonianas no es el único problema que está convirtiendo a muchas empresas en lugares donde el ser humano ha quedado reducido a un mero recurso operativo.

 

 

 

La deshumanización de las empresas: ¿quién es el responsable?

El fordismo, el sistema de producción industrial en serie creado por Henry Ford antes de la I Guerra Mundial, sentó las bases de un modelo organizativo y productivo que adoptaron la mayoría de las grandes empresas de Estados Unidos y Europa. Esta alienante forma de trabajar, ironizada con su maestría habitual, por Charles Chaplin en su película “Tiempos Modernos”, fue cincelando durante décadas una mentalidad laboral que consideraba a los seres humanos meras piezas de un engranaje. Por desgracia, aunque las cadenas de producción hayan sido reemplazadas en la mayoría de las empresas por algoritmos y autómatas, esa visión del ser humano como una pieza más de una maquinaria industrial continúa.

Las sucesivas crisis financieras que sacudieron la economía mundial desde los años noventa acentuaron esta deshumanización de las empresas, provocando que muchas de ellas, presas de la desesperación algunas y de la codicia otras, se centraran exclusivamente en su propio beneficio y no tuvieran en cuenta el impacto de su actividad sobre la sociedad y el medio ambiente.

Esta banalización de la responsabilidad empresarial ha contribuido a configurar una sociedad cada vez más deshumanizada, donde por un lado, las largas jornadas laborales impiden a las personas desarrollar unas vidas plenas, y por otro lado, sus emisiones contaminantes y una gestión depredadora de los recursos naturales, está provocando daños quizá irreparables al planeta.

 

 

 

La deshumanización de las empresas: cómo evitarla y cómo construir un mundo mejor

Durante décadas hemos creado empresas con estructuras jerarquizadas, sistemas rígidos y procesos mecanizados. Hemos confiado ciegamente en la planificación y hemos diseñado planes estratégicos estudiados al detalle. Esta visión mecanicista, en cierta forma newtoniana, ha permitido a muchas empresas obtener sustanciales beneficios, pero está empezando a presentar claros síntomas de agotamiento. Está claro que cuando se trata de personas, los casos de éxito no siempre son infalibles. Las personas somos seres sociales, con emociones y sueños, somos imprevisibles y somos muy sensibles a estímulos como la motivación, el reconocimiento o la aceptación. Ningún plan de negocio asegura el éxito y ningún libro contiene el secreto para triunfar en los negocios.

¿Qué podemos hacer entonces para evitar la deshumanización en las empresas? Primero debemos entender que la actividad empresarial es una cuestión de personas. Los clientes, los trabajadores, los directivos, los accionistas y los proveedores son personas, y por eso es esencial priorizar factores como las relaciones personales o el nivel de motivación. Entre las pautas que debería seguir una empresa para humanizar su entorno podríamos destacar las siguientes:

 

1.- Confianza

Establecer unos vínculos emocionales positivos entre todos los miembros del equipo es fundamental para afrontar los retos necesarios. La desconfianza ocasiona estrés y ansiedad y siempre es un germen de conflictos. Los líderes deben confiar en sus trabajadores, que no deben sentirse vigilados ni cuestionados. Y a su vez los líderes deben ganarse la confianza de sus empleados.

 

2.- Libertad

Trabajar en un entorno creativo y motivador aumenta la productividad y fomenta el trabajo en equipo. Someter a los trabajadores a horarios inflexibles o a unos procesos muy estrictos elimina la iniciativa y anula el talento.

 

3.- Ejemplo

Las empresas dirigidas por empresarios responsables atraen a empleados responsables. A su vez estos empleados responsables son un ejemplo a seguir por los nuevos trabajadores contratados. El ejemplo es un factor esencial para transmitir y fortalecer los valores de la empresa. Si no, los valores quedan reducidos a frases grandilocuentes que se destiñen en las paredes.

 

4.- Dignidad

Los trabajadores deben ser tratados siempre con respeto y la máxima educación. Ese respeto también debe reflejarse en su salario y en su modelo de contratación. Las relaciones entre directivos y trabajadores deben ser cordiales, transparentes y sinceras.

 

5.- Seguridad

Los empleados de la empresa deben sentirse valorados y queridos. Sí, queridos. Sentirse importantes dentro de la empresa fomenta su productividad y refuerza su compromiso con la empresa. Esa estabilidad emocional siempre debe ir acompañada de una estabilidad económica.

 

6.- Compromiso común

Una empresa es un espacio común del que dependen las economías – y en cierta forma, la felicidad – de muchas familias. Compartir los objetivos y trabajar en equipo por su consecución estrecha los vínculos entre todos los miembros de la compañía. Cuando los trabajadores perciben que su esfuerzo simplemente va dirigido al enriquecimiento de los accionistas, se alejan de la compañía y se sienten utilizados.

 

 

 

 

Humanizar las empresas debe convertirse en un objetivo prioritario para los líderes del siglo XXI. La economía debe dejar de ser un fin en sí misma y volver a convertirse en una herramienta al servicio de la felicidad de las personas. El modelo económico del “todo vale” debe ser sustituido cuanto antes por un nuevo modelo basado en la justicia social. ¿De qué nos sirve aumentar el PIB en España un 6% si la pobreza infantil crece sin parar? ¿Qué más da que nuestra balanza de pagos tenga superávit si el 80% de los jóvenes no puede independizarse hasta los 30 años?

Las empresas deben entender que de ellas depende en gran parte la sostenibilidad social, económica y medioambiental de nuestro mundo. Humanizar las empresas es un reto que debe estar en la agenda de nuestros dirigentes y nada debe estar por encima de la felicidad de las personas.

 

 

Juan Lozano
Convencido de que el único modelo posible de colaboración en nuestra sociedad es aquel que busca un equilibrio para que todas las personas cubran sus propias necesidades, en contra del modelo de la competencia y la obsesión por ganar dinero sin importar cómo se gana. En el año 2007 fundó junto con otros amigos y empresarios el Centro Especial de Empleo Vivva.

Los trabajos más adecuados para las personas con discapacidad

Las personas con discapacidad suelen ser personas plenamente capacitadas para el desempeño de tareas dentro de las empresas. Existen numerosos estudios que así lo demuestran. Su progresiva incorporación al mercado laboral es un indicador que prueba que la sociedad, especialmente las empresas, son cada vez más conscientes de las ventajas que ofrece la contratación de trabajadores con discapacidad.
La creciente especialización en este campo también recomienda elegir los puestos de trabajo más adecuados para cada discapacidad. Por ejemplo, las personas con una discapacidad intelectual suelen ser metódicas y constantes, y esa característica les capacita para desarrollar con plenas garantías tareas basadas en una rutina muy concreta. O las personas con una discapacidad visual suelen ser muy eficientes como teleoperadores.
Según el estudio “Empleo y colectivos desfavorecidos” elaborado por la Fundación Adecco, “cuando trabajan las personas con discapacidad ven reforzados valores como la motivación, el afán de superación o la responsabilidad”. Precisamente estas competencias les convierten en trabajadores altamente capacitados para determinados puestos de trabajo.

 

 

Trabajos idóneos para personas con discapacidad intelectual

Las personas que experimentan una discapacidad intelectual suelen ser personas muy metódicas y que se encuentran cómodas ejecutando procesos rutinarios. Aprenden las rutinas con mucha rapidez y su índice de errores es muy bajo, gracias a su alto nivel de concentración. Entre los puestos de trabajo más adecuados para este tipo de discapacidad destacan:

  1. Ordenanza: sus tareas incluyen la apertura y cierre de instalaciones, la atención a los usuarios de una instalación, el control de acceso, gestión de la correspondencia, realizar recados, sacar fotocopias o comunicar anomalías.
  2. Operario de Limpieza: está a cargo de garantizar un ambiente limpio en oficinas, hogares, centros educativos, hospitales, centros comerciales, etc. Debe mantener los espacios ordenados y limpios, desechar la basura y mantener la higiene.
  3.  Reponedor: su trabajo consiste en colocar la mercancía en las estanterías de los supermercados y otros establecimientos comerciales.
  4.  Jardinero: se dedica al cuidado de plantas, como árboles, césped, arbustos o flores. Puede desarrollar su trabajo en un parque, una finca privada, una zona verde de oficinas, unas instalaciones deportivas o una reserva natural.

 

 

Trabajos idóneos para personas con discapacidad física

Las personas con una discapacidad física demuestran sobre todo una gran habilidad para la comunicación y para adaptarse a nuevas situaciones. Los puestos de trabajo que suelen adaptarse mejor a sus características son:

  1. Gestor de cobros: su función consiste en conseguir que las personas que han contraído deudas con una empresa abonen esos importes sin necesidad de iniciar un procedimiento judicial, que siempre es una solución más larga y más costosa.
  2. Administrativo: las tareas que desempeña un administrativo son muy variadas. Suele ser el encargado de tramitar la correspondencia de la empresa, atender llamadas telefónicas, organizar documentos, archivar papeles, etc.
  3. Teleoperador: su trabajo consiste en realizar llamadas telefónicas a clientes o atender llamadas de los clientes que solicitan alguna información.

Trabajos idóneos para personas con discapacidad sensorial

La discapacidad sensorial implica deficiencias visuales o auditivas y suele dificultar el lenguaje y la comunicación. Son personas que alcanzan altos niveles de concentración y que han demostrado grandes habilidades en determinadas tareas y cometidos. Entre los puestos de trabajo más adecuados para ellos figuran:

Si la discapacidad sensorial es visual:

  1. Teleoperador: ya se han descrito sus funciones anteriormente.
  2. Gestor de cobros: idem.
  3. Administrativo: idem.

Si la discapacidad sensorial en auditiva:

  1. Grabador de datos: se encargan de recopilar, organizar, gestionar y actualizar datos e información, introduciéndolos en bases de datos y otros sistemas informáticos.
  2. Operador de limpieza: ya se han descrito sus funciones anteriormente.
  3. Peón de producción: llevan a cabo diversas tareas dentro de una fábrica. Entre ellas, trasladar mercancías, limpiar, cargar y descargar, manejar maquinaria o acciones de embalaje.
  4. Jardinero: ya se han descrito sus funciones anteriormente.

 

Trabajos idóneos para personas con discapacidad orgánica y psíquica

Esta discapacidad afecta a los órganos internos, mientras que la discapacidad psíquica afecta a la estabilidad emocional. Los empleos más adecuados para estas personas deben ser poco estresantes y no deben exigir un ritmo de trabajo muy elevado. Los puestos de trabajo más recomendables para estas personas son:

  1. Manipulador de alimentos: tienen contacto directo con los alimentos y participan durante su preparación, fabricación, elaboración, envasado, almacenamioento, transporte, distribución, venta o suministro.
  2. Mozo preparador de pedidos: identifica mercancías, procede a su etiquetado y gestiona la emisión de albaranes.
  3. Grabador de datos: ya se han descrito sus funciones anteriormente.

 

Si tu empresa está interesada en contratar personas con discapacidad, las ventajas son numerosas y muy interesantes. Vivva puede asesorarte en todas las fases del proceso de selección y contratación. Somos un Centro Especial de Empleo fundado hace más de 10 años que unimos a empresas con profesionales con discapacidad. Desde Vivva perseguimos dos objetivos: por un lado, orientar, formar y ayudar a buscar empleo a profesionales con discapacidad; y por otro lado, asesoramos a las empresas para que cumplan la Ley General de Discapacidad.

 

Juan Lozano
Convencido de que el único modelo posible de colaboración en nuestra sociedad es aquel que busca un equilibrio para que todas las personas cubran sus propias necesidades, en contra del modelo de la competencia y la obsesión por ganar dinero sin importar cómo se gana. En el año 2007 fundó junto con otros amigos y empresarios el Centro Especial de Empleo Vivva.

El derecho a la integración laboral de las personas con discapacidad

Trabajar es un derecho fundamental que tienen todas las personas con discapacidad. Disponer de un empleo favorece su inclusión social y fomenta el desarrollo de su personalidad. Para las personas con discapacidad el trabajo no constituye un fin en sí mismo, sino que supone un medio muy eficaz para obtener múltiples logros, como el reconocimiento social, una mayor autoconfianza o la independencia económica. Para la mayoría de las personas con discapacidad el trabajo significa un medio de realización personal, que abre numerosas posibilidades y les aporta además un salario que les permite plantearse nuevos horizontes en sus vidas.
Por eso la integración laboral de las personas con discapacidad es un reto fundamental al que deben enfrentarse tanto empresas como instituciones públicas en la carrera hacia la construcción de una sociedad más igualitaria y más justa.
Sin embargo hasta hace unos pocos años las personas con discapacidad se encontraban con barreras insalvables que les impedían acceder al mercado laboral. La falta de una formación específica, la ausencia de un marco legislativo adecuado y el desconocimiento y los prejuicios de muchos empresarios, impedían el acceso de las personas con discapacidad al mercado laboral. Por suerte, en la actualidad, las personas con discapacidad cuentan con numerosos servicios de apoyo y pueden cursar programas de formación profesional que facilitan su acceso al mundo laboral.

 

 

Los derechos de las personas con discapacidad

Tal y como establece la Declaración promulgada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1975 en su artículo VII “Las personas con discapacidad tienen derecho a una seguridad económica y social y a un nivel de vida decente. Tienen derecho, según su capacidad, a conseguir y conservar un trabajo, o a desarrollar una labor útil, productiva y remunerada y a ser miembros de los sindicatos”.
Este derecho fundamental de las personas con discapacidad debe ser defendido por la sociedad en su conjunto y empresas e instituciones públicas deben trabajar en equipo para aumentar las tasas de contratación en busca de una integración plena.
Para la mayoría de las personas con discapacidad, su incorporación a una empresa significa un salto decisivo en sus vidas, aportándoles herramientas que impulsan su desarrollo personal y su integración social. En los siguientes vídeos puedes escuchar los testimonios de varias personas con discapacidad que explican lo que significa para ellos contar un empleo y lo mucho que ha cambiado sus vidas.

 

Ángel Rodrigo

 

Gerardo Gaviola

 

Los efectos de la contratación laboral son tan beneficiosos para las personas con discapacidad y sus entornos familiares que la sociedad en pleno debería incrementar sus esfuerzos para fomentar su contratación. Su bienestar debe ser un objetivo prioritario y además su integración en el mercado laboral aporta importantes ventajas también a los empresarios.

Si tu empresa está interesada en contratar personas con discapacidad, las ventajas son numerosas y muy interesantes. Vivva puede asesorarte en todas las fases del proceso de selección y contratación. Somos un Centro Especial de Empleo fundado hace más de 10 años que unimos a empresas con profesionales con discapacidad. Desde Vivva perseguimos dos objetivos: por un lado, orientar, formar y ayudar a buscar empleo a profesionales con discapacidad; y por otro lado, asesoramos a las empresas para que cumplan la Ley General de Discapacidad.

 

 

Juan Lozano
Convencido de que el único modelo posible de colaboración en nuestra sociedad es aquel que busca un equilibrio para que todas las personas cubran sus propias necesidades, en contra del modelo de la competencia y la obsesión por ganar dinero sin importar cómo se gana. En el año 2007 fundó junto con otros amigos y empresarios el Centro Especial de Empleo Vivva.

¿Cómo son los contratos que las empresas suelen firmar con trabajadores con discapacidad?

¿Qué tipo de contratos firman las empresas cuando emplean a trabajadores con discapacidad? ¿Indefinidos? ¿Temporales? ¿En Prácticas?

La contratación de personas con discapacidad es un reto que toda sociedad avanzada debe asumir con responsabilidad. Y tanto las empresas como las instituciones públicas deben trabajar conjuntamente para garantizar el mayor número de contrataciones posible y garantizar así la igualdad de oportunidades.
Las estadísticas de contrataciones recogidas por el Observatorio de las Ocupaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) son un excelente indicador para conocer cada año las características de los contratos que las empresas suelen firmar con trabajadores con discapacidad.
Estas estadísticas nos permiten conocer, por ejemplo, el volumen total de contratos específicos realizados a personas con discapacidad, la tasa de variación con respecto al año pasado, el tipo de contrato, la duración o la proporción de población activa.

 

En 2018 se firmaron en total 116.873 contratos a trabajadores con discapacidad

Lo que supone una tasa del 17,9% en relación con el total de la población activa con discapacidad. De todos esos contratos 82.981 fueron suscritos por Centros Especiales de Empleo, y 33.892 por empresas ordinarias. Y de todos ellos, 92.786 fueron temporales, y 23.907 indefinidos.
Si nos centramos en un análisis territorial, Andalucía, Madrid y Cataluña concentran el 47,2 % de las contrataciones realizadas. Sin embargo, si se tiene en cuenta la tasa de contratos por cada 100 personas con discapacidad activas, la proporción es particularmente elevada en en Murcia, La Rioja y Canarias. En el caso de los Centros Especiales de Empleo, la mayor parte de las contrataciones se realizaron en Andalucía, Madrid, Cataluña y País Vasco.
Por otra parte, entre los años 2017 y 2018 el número de contratos específicos a trabajadores con discapacidad se incrementó en un 6,2%, consolidando la tendencia positiva que viene registrándose desde 2013. Sin embargo, la temporalidad en el empleo parece consolidarse, pues este tipo de contratos representan más del 80%.

 

 

 

Si tu empresa está interesada en contratar personas con discapacidad, las ventajas son numerosas y muy interesantes. Vivva puede asesorarte en todas las fases del proceso de selección y contratación. Somos un Centro Especial de Empleo fundado hace más de 10 años que unimos a empresas con profesionales con discapacidad. Desde Vivva perseguimos dos objetivos: por un lado, orientar, formar y ayudar a buscar empleo a profesionales con discapacidad; y por otro lado, asesoramos a las empresas para que cumplan la Ley General de Discapacidad.

 

 

Juan Lozano
Convencido de que el único modelo posible de colaboración en nuestra sociedad es aquel que busca un equilibrio para que todas las personas cubran sus propias necesidades, en contra del modelo de la competencia y la obsesión por ganar dinero sin importar cómo se gana. En el año 2007 fundó junto con otros amigos y empresarios el Centro Especial de Empleo Vivva.

¿Eres una persona con discapacidad y estás buscando empleo? Empieza por preparar un buen currículum

 

Si eres una persona con discapacidad y estás buscando empleo, tu currículum puede abrirte o cerrarte muchas puertas. Nuestros expertos, Arantxa Palomino, psicóloga y responsable de SAPS, y Alberto Rodríguez Sanz, técnico Centro Especial de Empleo, acuden a tu rescate para explicarte cómo debes preparar un buen currículum. En el vídeo que incluimos en este post Arantxa y Alberto te dan unos consejos muy útiles que te ayudarán en tu proceso de búsqueda de empleo.
Tu currículum es una herramienta esencial para encontrar empleo. Si tu currículum no consigue llamar la atención de tu posible empleador, difícilmente pasarás al siguiente paso del proceso de selección: la entrevista de trabajo. Por eso es necesario que cuides hasta el más mínimo detalle.
Desde Vivva te animamos a enviarnos tu currículum y a informarte periódicamente de las ofertas de empleo que publicamos en nuestra web. Recuerda que nuestros expertos estarán encantados de ayudarte para encontrar el empleo que mejor se ajuste a tu discapacidad y que cumpla tus expectativas profesionales. ¡Buena suerte!

 

 

Juan Lozano
Convencido de que el único modelo posible de colaboración en nuestra sociedad es aquel que busca un equilibrio para que todas las personas cubran sus propias necesidades, en contra del modelo de la competencia y la obsesión por ganar dinero sin importar cómo se gana. En el año 2007 fundó junto con otros amigos y empresarios el Centro Especial de Empleo Vivva.

Consejos para hacer una entrevista de trabajo, si eres una persona con discapacidad

 

Si eres una persona con discapacidad y estás buscando trabajo, seguramente te están asaltando numerosas dudas. Para ayudarte, hemos grabado a dos de nuestros expertos, Arantxa Palomino, psicóloga y responsable de SAPS y Alberto Rodríguez Sanz, técnico Centro Especial de Empleo, explicando cuáles deben ser los pasos que debes seguir para realizar con éxito tu próxima entrevista de trabajo.

Tener el curriculum actualizado, presentar el certificado de discapacidad, mostrar una actitud positiva o ser puntual son sólo algunos de los rasgos esenciales que debes cumplir si quieres triunfar en tu próxima entrevista.

Desde Vivva te animamos a enviarnos tu curriculum y a informarte periódicamente de las ofertas de empleo que publicamos en nuestra web. Recuerda que nuestros expertos estarán encantados de ayudarte para encontrar el empleo que mejor se ajuste a tu discapacidad y que cumpla tus expectativas profesionales. ¡Buena suerte!

 

 

Juan Lozano
Convencido de que el único modelo posible de colaboración en nuestra sociedad es aquel que busca un equilibrio para que todas las personas cubran sus propias necesidades, en contra del modelo de la competencia y la obsesión por ganar dinero sin importar cómo se gana. En el año 2007 fundó junto con otros amigos y empresarios el Centro Especial de Empleo Vivva.

Cómo seleccionar e integrar personal con discapacidad para tu empresa

La contratación de personas con discapacidad, además de ser una cuestión de justicia social, supone también una importante ventaja competitiva para las empresas. Son numerosos los estudios que demuestran que la inclusión de trabajadores con discapacidad es una estrategia empresarial muy rentable. Sin embargo, a la hora de dar el primer paso para incorporar trabajadores con discapacidad en las empresas, muchos empresarios y directivos se frenan pensando que el proceso de selección e integración puede ser arduo y complejo.
En Vivva trabajamos cada día para simplificar ese proceso y ofrecemos a las empresas una amplia gama de servicios que integran desde el asesoramiento legal hasta el acompañamiento en el puesto de trabajo.

 

 

Desde la reunión inicial hasta la selección de candidatos

A continuación te explicamos paso a paso en qué consiste el proceso de selección y contratación de personal con discapacidad que realizamos en Vivva y cuál puede ser la modalidad que mejor se adapte a las necesidades de tu empresa.

1º. En una primera reunión deberás definirnos con el mayor detalle posible el perfil profesional que necesitas cubrir en tu empresa. Cuanta más información nos proporciones, mejor. Por ejemplo: formación académica, requisitos, capacidades, etc. También especificarnos el rango salarial que tienes previsto ofrecer al candidato

2º. Buscamos en nuestra BBDD los candidatos más adecuados para el perfil que estás buscando. En Vivva contamos con una Base de Datos con una gran cantidad de perfiles de profesionales con discapacidad

3º. Nuestro compromiso con tu empresa es percibir honorarios sólo y exclusivamente si es contratada una persona con discapacidad

4º. Estudiamos el tipo de discapacidad que mejor se ajusta al perfil

5º. Realizamos una preselección en la que intentamos obtener un mínimo de dos o tres candidatos por puesto,

6º. Te presentamos a los candidatos preseleccionados y les acompañamos en la entrevista

 

 

A partir de ahí tu empresa puede elegir entre 2 modelos de colaboración:

Modelo A: La persona seleccionada se incorpora directamente a tu plantilla

En este modelo el trabajador con discapacidad se incorpora directamente a tu empresa. En este caso, tu empresa debe abonar una contraprestación a Vivva por los servicios de selección, que equivale a una mensualidad del salario a percibir por la persona contratada. A partir de ese momento, Vivva finaliza su relación tanto con el trabajador como con tu empresa, salvo que tu empresa deba recurrir a nuestros servicios o necesite gestionar una nueva contratación.

Modelo B: La persona contratada estará físicamente en tu empresa, pero formará parte de la plantilla de Vivva

En este caso el trabajador, aunque desarrolle su actividad dentro de las instalaciones de tu empresa, formará parte de la plantilla de Vivva. Este período puede durar entre 3 y 6 semanas y finalizado ese período tu empresa puede decidir contratarle. Durante ese tiempo personal especializado de Vivva realizará un seguimiento semanal de la adaptación del trabajador a tu empresa, al puesto y a sus compañeros. Además, Vivva estará en permanente comunicación con el responsable de tu empresa asignado al trabajador con el objetivo de garantizar una óptima integración.

En este modelo los honorarios de Vivva se fijan en una cuota mensual relacionada con el salario del trabajador, hasta que tu empresa incorpore finalmente a esa persona con discapacidad a tu plantilla. En el caso de que el trabajador no se adaptase a tu puesto de trabajo, Vivva se compromete a buscarte un nuevo candidato sin coste adicional alguno.

Como puedes comprobar, la selección y contratación de trabajadores con discapacidad no es un proceso complejo, y además puedes contar en todo momento con el asesoramiento de Vivva. Si quieres que te ampliemos esta información, no dudes en contactar con nosotros.

 

Juan Lozano
Convencido de que el único modelo posible de colaboración en nuestra sociedad es aquel que busca un equilibrio para que todas las personas cubran sus propias necesidades, en contra del modelo de la competencia y la obsesión por ganar dinero sin importar cómo se gana. En el año 2007 fundó junto con otros amigos y empresarios el Centro Especial de Empleo Vivva.

“Algo de Jaime”, la historia de una marca diferente

“Algo de Jaime” es un proyecto empresarial que nació con un propósito muy especial: servir de ventana para el arte de Jaime, un joven con autismo que desde niño ha demostrado un talento sobresaliente para el dibujo. Jaime tiene problemas de comunicación y sociabilidad y sus dibujos se han convertido en el puente que le permite conectar con sus padres, sus hermanos y el mundo que le rodea.

Las mujeres con discapacidad sufren una mayor discriminación que los hombres para acceder al mercado laboral

Coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, celebrado el pasado 8 de marzo, la Fundación CERMI Mujeres – una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es favorecer las condiciones para que las mujeres y niñas con discapacidad puedan disfrutar plenamente y en igualdad de condiciones de todos los derechos humanos y libertades fundamentales, – ha publicado un manifiesto en el que denuncia la discriminación que sufren las mujeres con discapacidad a la hora de acceder al mercado laboral. Esa discriminación condena a las mujeres con discapacidad a un situación de precariedad y empobrecimiento que reduce las posibilidades de desarrollo de un proyecto de vida propio y de una plena participación en su comunidad.

 

 

¿Son invisibles las mujeres con discapacidad?

El manifiesto, que ha sido elaborado también en lenguaje de signos, pictogramas, lectura fácil y braille, pone de relieve una discriminación que para muchos es vox populi. El manifiesto destaca, por ejemplo, que la tasa de inactividad de las mujeres con discapacidad en España ha ascendido al 64%, una cifra que supera con creces a la de los hombres y que provoca que muchas mujeres con discapacidad ni siquiera se encuentren en el proceso de búsqueda de empleo. Las mujeres con discapacidad constituyen un colectivo pobre y excluido, debido principalmente a la falta de formación, las diferencias salariales con respecto a los hombres, y los obstáculos derivados de la ausencia de conciliación de la vida familiar y laboral.
Las mujeres con discapacidad forman un colectivo muy numeroso que supera los dos millones y medio de mujeres, una cifra tan considerable que se hace necesaria la implantación de medidas urgentes para mejorar sus condiciones de vida y facilitar su acceso al mercado laboral. Si las mujeres con discapacidad superan los dos y medio de personas, ¿cómo es posible que no sean más visibles en la sociedad y que de hecho parezcan invisibles a los ojos de la mayoría de las instituciones públicas y privadas?

 

 

Las mujeres con discapacidad trabajan en unas condiciones de mayor precariedad

Según el manifiesto publicado por la Fundación CERMI Mujeres, cuando las mujeres con discapacidad encuentran un empleo, se encuentran en la mayoría de las ocasiones con unas condiciones de mayor precariedad que los hombres con discapacidad. Por ejemplo, les ofrecen más contratos a tiempo parcial y su remuneración suele ser inferior. Según datos del INE del año 2006 (no existen datos más recientes), los hombres cobraron una media de 25.924,43 €, y las mujeres 20.131,41, mientras que los hombres con alguna discapacidad ingresaron unos 20.614,20 € frente a los 17.365 € de las mujeres con alguna discapacidad. ¿Por qué las mujeres con discapacidad cobraron 8.000 € brutos menos que los hombres sin discapacidad? ¿Por ser mujeres? ¿Por tener alguna discapacidad? ¿Por ambas razones? Es evidente que las mujeres con discapacidad sufren una doble discriminación a la hora de acceder al mercado laboral.

 

 

Facilitar el acceso al mercado laboral de las mujeres con discapacidad es una tarea de todos

Para acabar con esta doble discriminación, la Fundación CERMI Mujeres insta a las administraciones públicas a poner en marcha políticas específicas que promuevan la formación y el empoderamiento de las mujeres con discapacidad, especialmente de las mujeres con discapacidad intelectual, las mujeres del entorno rural y las mujeres con pluridiscapacidades, los grupos que se enfrentan a un mayor número de obstáculos a la hora de acceder al mercado laboral.
Según el manifiesto de la Fundación CERMI Mujeres, también es esencial garantizar un entorno laboral seguro para todas las mujeres con discapacidad, libre de cualquier manifestación de violencia o acoso, exigir a las empresas que cumplan la cuota de reserva de puestos para personas con discapacidad, e impedir que las mujeres con discapacidad se queden fuera del proceso de transformación digital.

 

 

Juan Lozano
Convencido de que el único modelo posible de colaboración en nuestra sociedad es aquel que busca un equilibrio para que todas las personas cubran sus propias necesidades, en contra del modelo de la competencia y la obsesión por ganar dinero sin importar cómo se gana. En el año 2007 fundó junto con otros amigos y empresarios el Centro Especial de Empleo Vivva.