10 cosas que nunca debes hacer en una entrevista de trabajo

Si eres una persona con discapacidad y estás buscando empleo, sabrás que el momento de la entrevista es un instante crucial. Tu entrevista será como otra cualquier entrevista de trabajo para una persona sin discapacidad, pero en tu caso es muy importante que seas consciente de si tu discapacidad te impide acceder a determinados perfiles. Sé muy sincero durante la entrevista. De nada te servirá conseguir un puesto de trabajo, si poco tiempo después, debes admitir que no puedes realizar las tareas encomendadas. Te sentirás muy frustrado o frustrada y se reducirán tus posibilidades de acceder a nuevos puestos de trabajo a través del Centro Especial de Empleo. Es esencial que durante la entrevista hables de tu discapacidad con naturalidad – en los Centros Especiales de Empleo en concreto están muy familiarizados con cualquier tipo de discapacidad-, exactamente igual que cuando expliques por ejemplo tu experiencia profesional.

Es importante no englobar a toda la población con discapacidad de la misma manera. Por eso debemos diferenciar entre aquellas personas que nacen con una discapacidad (personas de talla baja, inteligencia límite o hipoacusia) y aquellas que la experimentan recientemente como consecuencia de una enfermedad o un accidente laboral. Es muy importante este matiz porque las personas que pertenecen a este segundo grupo deben aceptar cuáles son sus nuevas limitaciones, por ejemplo, si es de tipo física, como ELA, escoliosis o lupus (no coger peso, o pérdida de reflejos o rapidez) y deben considerar a qué tipos de trabajos pueden optar en este momento de sus vidas. En este caso, el asesoramiento de especialistas puede ser determinante para apoyar y orientar a estas personas para gestionar el nuevo cambio que experimentan sus vidas. En muchos casos se trata de personas con una sólida formación académica y una dilatada experiencia, para los que la discapacidad no ha supuesto una limitación más allá de la implícita.

Por otro lado, es muy importante que conozcas con detalle tu CV. Aunque parezca mentira, en muchas entrevistas de trabajo, numerosos candidatos dudan a la hora de recordar fechas, nombres de empresas donde trabajaron o el tiempo que estuvieron en ellas. Puede provocar la sospecha en el entrevistador de no han sido ellos mismos los que han redactado el CV, o bien que están mintiendo o no se han tomado en serio la entrevista.

Además, de nada valdrá que hayas planificado hasta el más mínimo detalle, o que hayas redactado un CV de forma espectacular, si en la entrevista de trabajo no te comportas de la forma adecuada. ¿Pero qué hay que hacer durante la entrevista? ¿Cómo puedes dar lo mejor de ti mismo en ese momento tan decisivo? A continuación te damos unos cuantos consejos para que lo tengas más fácil y salgas de la entrevista con buenas sensaciones.

1. No llegues tarde ni demasiado pronto

Llegar tarde a la entrevista es un gesto de descortesía que siempre produce una pésima impresión, pero también lo es llegar con demasiada antelación. En ambos casos puedes causar la sensación de que no calculas bien el tiempo, en el primer caso, además se percibe como una falta de respeto, y en el segundo, puede parecer que estás viviendo una situación desesperada.

2. No tengas el móvil encendido

Apaga el móvil minutos antes de entrar en la sala donde te van a realizar la entrevista. No lo dejes para el último instante o correrás el riesgo de que se te olvide. Si suena tu móvil durante la entrevista, interrumpirá el trabajo de tu entrevistador y se creará una situación incómoda que no te beneficiará en absoluto.

3. No te enredes en una discusión

Expresa con libertad tus opiniones pero no inicies ni mantengas nunca una discusión. No se trata de darle la razón sin rechistar a quien no la tiene, pero procura no verte envuelto en una discusión. Será una situación embarazosa que te posicionará como una persona conflictiva.

4. No gesticules exageradamente

Tus gestos y tus posturas son más importantes de lo que crees. Dicen mucho de ti y desvelan lo que sientes. Por ejemplo, no te sientes en el borde de la silla ni muevas insistentemente las manos. Procura mirar a los ojos a tu entrevistador o entrevistadores, pero no de forma amenazante. Sonríe y compórtate de forma natural.

5. No lleves la iniciativa: deja que sea el entrevistador el que dirija la entrevista

Recuerda que tú eres el entrevistado y no el entrevistador. Estás ahí para responder preguntas, no para formularlas. No compitas con el entrevistador, él debe llevar siempre la iniciativa. No le interrumpas y responde siempre a sus preguntas. Sin rodeos ni ambigüedades.

6. No respondas a las preguntas de forma agresiva

Nunca te pongas a la defensiva. Responde con serenidad y utiliza un tono tranquilo y sosegado. Durante la entrevista no te comportes de forma agresiva ni actúes de forma violenta. Si aparecen los nervios, respira profundamente y mantén la calma.

7. No te presentes con mal aspecto

Elige bien la ropa que vas a llevar ese día. Aséate y cuida todos los detalles de tu higiene personal. Tu aspecto es muy importante para causar una buena impresión. La imagen cuenta mucho y aporta una gran cantidad de información sobre tus gustos, tus preferencias y tu forma de pensar. Una imagen descuidada te perjudicará.

8. No mastiques chicle

Masticar chicle durante una conversación es un gesto de mala educación. Parecerá que no tomas en serio la entrevista y a la mayoría de las personas les resulta muy incómodo. No lo dudes, a tu entrevistador le resultará altamente inapropiado.

9. No mientas

El refranero es sabio. “Se coge antes a un mentiroso que a un cojo”. Si mientes en tu CV o si respondes a las preguntas con falsedades, tarde o temprano te descubrirán y será peor el remedio que la enfermedad. Ninguna empresa quiere contratar a mentirosos ni a tramposos.

10. No dejes de ser tú mismo ni tú misma

A todo el mundo le pone nervioso una entrevista de trabajo, está claro que no se trata de un momento fácil. La mayoría de la gente procura memorizar unas respuestas aprendidas y algunos entrevistados intentan interpretar un papel para causar una grata impresión. No caigas en ese error, no actúes n finjas ser quien no eres.

Si tienes en cuenta estos consejos, te comportarás en la entrevista de trabajo con más seguridad y aplomo. Léelos atentamente y si tienes alguna duda, podemos asesorarte para que encuentres el trabajo que mejor se ajuste a tu perfil. Una entrevista es un momento decisivo para demostrar al entrevistador que tú eres la persona más adecuada para cubrir el puesto que ofertan. Si quieres contactar con nosotros, entra en nuestra web y conoce las ofertas de empleo que están publicadas ahora mismo. ¡Buena suerte!

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *