Los efectos del COVID-19 en los trabajadores con discapacidad

El impacto del COVID-19 está siendo especialmente duro entre las personas con discapacidad. Esas conclusión se desprende del informe “Efectos y consecuencias de la COVID-19 entre las personas con discapacidad” , publicado por Odismet, el Observatorio sobre discapacidad y mercado de trabajo en España. El estudio se basa en un sondeo realizado a 1.400 personas en el pasado mes de mayo, a las que se les preguntó sobre su experiencia durante el confinamiento, en concreto, sobre las consecuencias emocionales de la crisis y su situación económica. 

El impacto de la pandemia en las personas con discapacidad

 El informe “Efectos y consecuencias de la COVID-19 entre las personas con discapacidad” se centra en el impacto del COVID-19, pero también sugiere una serie de medidas para suavizar los efectos de la crisis en un colectivo tan vulnerable como las personas con discapacidad. En lo que respecta a su situación económica, el informe concluye que el 60% de las personas con discapacidad que actualmente están trabajando, podrían perder su empleo a causa de la crisis. Sin duda se trata de un dato muy preocupante que exige una reacción inmediata por parte del conjunto de la sociedad. 

El informe publicado por Odismet pretende cubrir el vacío informativo existente sobre los efectos que la crisis sanitaria está provocando entre las personas con discapacidad. Los datos indican que el 5% del colectivo afirma haberse visto afectado por el coronavirus. Asimismo, un 8% desconocen si han superado la enfermedad, aunque creen haber presentado síntomas asociados al COVID-19, como fiebre, tos y dolor de garganta. Teniendo en cuenta estos datos, el impacto de la pandemia podría haber alcanzado a un 13% de la población con discapacidad. En el caso de las mujeres, el porcentaje se eleva ligeramente hasta un 13,6%, mientras que entre los más jóvenes se reduce a un 9,7%. El informe también detecta notables diferencias territoriales, las comunidades autónomas con mayor número de afectados son Madrid (27,4%), Murcia (19,7%) y La Rioja (21,4%). En cuanto a los grupos de riesgo, el 18% de las personas con discapacidad afirman padecer enfermedades respiratorias, un 17% hipertensión y un 15% inmunodepresión. La muestra del sondeo se centra en personas en edad laboral, por lo que no incluye personas mayores de 70 años. 

Por otra parte, sólo un 6% de los encuestados afirma que se les ha realizado un test para la detección de la infección por COVID-19. Además, un 9% declara haber perdido a alguien cercano por culpa del coronavirus

Respecto a la tasa de mortalidad, hasta el momento los datos oficiales sitúan la tasa de mortalidad entre las personas con discapacidad en el 2,3%. Sin embargo, recientes estudios desarrollados en China indican que la tasa podría duplicarse en el caso de los hombres, debido una proteína que tiene mayor presencia entre los hombres. En cualquier caso, la combinación de factores que se presenta entre las personas con discapacidad evita a pensar que la tasa de mortalidad podría ser superior a la tasa detectada. 

Los efectos del COVID-19 en el empleo de las personas con discapacidad

El impacto de la pandemia ha acentuado las ya significativas dificultades que las personas con discapacidad se encuentran a la hora de acceder al mercado laboral. Los prejuicios de muchos empresarios y la falta de información dificultan el acceso a un empleo de las personas con discapacidad. La crisis económica, provocada por la alarma sanitaria del COVID-19, está afectando de forma notable a este colectivo tan vulnerable, incrementado la pérdida de empleo y obstaculizando la reinserción laboral. 

El informe publicado por Odismet advierte de la complejidad del acceso al mercado de trabajo de las personas con discapacidad. Por ejemplo, el 53% está desempleado, sólo el 27% trabaja por cuenta ajena y un 2% trabaja por cuenta propia. Además, hay que tener en cuenta que el 37% de las personas con discapacidad que trabajan lo hacen a jornada parcial. También es interesante resaltar que el 78% de los trabajadores con discapacidad están empleados en el sector Servicios y un 8% en Industria.

Según el informe, el perfil medio de los trabajadores con discapacidad es el siguiente: Hombre (51,8%), más de 45 años (49,3%), con formación secundaria (42,3%), discapacidad física (64%), y un grado de discapacidad entre el 33% y el 45% (70,3%). Este perfil se corresponde con el perfil de las personas con mayores opciones de empleabilidad: personas con cierta formación y menor grado de discapacidad. Es importante destacar que el empleo indefinido creado anualmente se sitúa en el 11%, por lo que el grado de temporalidad laboral es un problema añadido dentro del colectivo de trabajadores con discapacidad. 

 

Sin duda alguna conocer el impacto del COVID-19 sobre el empleo de las personas con discapacidad debe ser un objetivo prioritario para el conjunto de la sociedad a fin de establecer dispositivos y mecanismos que amortigüen sus graves consecuencias. En este sentido, la publicación del informe “Efectos y consecuencias de la COVID-19 entre las personas con discapacidad”, publicado por Odismet, viene a aportar una información muy útil que todos los empresarios comprometidos y responsables deberían conocer. Puedes descargar el informe aquí.

 

Juan Lozano
Convencido de que el único modelo posible de colaboración en nuestra sociedad es aquel que busca un equilibrio para que todas las personas cubran sus propias necesidades, en contra del modelo de la competencia y la obsesión por ganar dinero sin importar cómo se gana. En el año 2007 fundó junto con otros amigos y empresarios el Centro Especial de Empleo Vivva.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *