El derecho a trabajar de personas con discapacidad

El derecho a trabajar de las personas con discapacidad

El mercado laboral debería ser un mundo lleno de oportunidades para todos. Todas las personas que se encuentren en edad de poder desarrollar una actividad profesional tienen derecho a trabajar. Esto incluye a los trabajadores con discapacidad. Es más, cada vez son más las empresas convencidas de la capacidad que tienen estos trabajadores y que su aportación puede llegar a ser esencial para el crecimiento de su empresa.

Inclusión laboral: un derecho reconocido por ley

Cuando te decimos que los trabajadores con discapacidad tienen derecho a trabajar, estamos usando la palabra derecho en dos sentidos diferentes.

Por un lado, nos referimos al derecho inalienable que cualquier persona tiene de poder ejercer una profesión con la que ser independiente y conseguir las metas que se proponga en la vida.

Por otro lado, nos hacemos eco del derecho vigente tanto en España como en otros países de nuestro entorno y que explicita la situación a la que antes hemos hecho referencia.

Vamos a ver esto último en detalle. La actual legislación recoge que las empresas con más de 50 trabajadores están obligadas a reservar el 2 % de su plantilla para personas con discapacidad. En el caso de las ofertas de empleo público, la cifra asciende hasta el 7 % de las vacantes. En el caso de que la empresa demostrara que no está capacitada para integrar en su plantilla trabajadores con discapacidad, la ley contempla que pueda acogerse a medidas alternativas. Si quieres saber sobre este punto, lee este artículo.

Pero lo que acabamos de decirte es solo la punta del iceberg de lo que implican los derechos de los trabajadores con discapacidad. Dentro de la empresa, estos trabajadores tienen que tener aseguradas una serie de garantías para poder desarrollar su trabajo. Vamos a analizarlas.

 

El derecho a trabajar de personas con discapacidad

Algunos derechos importantes de los trabajadores con discapacidad

Uno de los principales derechos es el de la adaptación del puesto de trabajo. La compañía que contrate a un profesional con discapacidad deberá hacerse responsable de las modificaciones que tengan que acometerse en sus instalaciones para convertir el entorno laboral en un espacio accesible y seguro.

Es más, es importante tener claro que ningún trabajador está obligado a comunicar su discapacidad a la hora de buscar empleo. Eso sí, la empresa deberá valorarlo en algún momento para poder llevar a cabo las modificaciones a las que hemos hecho referencia.

Asimismo los trabajadores con discapacidad pueden verse beneficiados por una reducción de jornada. Esto solo sucede si existe un informe médico que demuestre la necesidad de tal medida. En caso de no existir ese informe, el trabajador tendrá la misma jornada que cualquier otro empleado.

 

El derecho a trabajar de personas con discapacidad

Cómo ejercen las empresas su obligación de contratar a trabajadores con discapacidad

Las empresas están obligadas a realizar un número de contrataciones que se reservan a estos trabajadores. Pero, ¿cómo pueden llevarlo a cabo?

Por un lado, tienen la posibilidad de contratar directamente a personas con discapacidad haciéndolas formar parte de su plantilla. En muchos casos, las empresas pueden conseguir subvenciones que hagan aún más atractiva la contratación, algo que no conviene perder de vista.

Pero también es posible cumplir la Ley General de Discapacidad y de paso dar una oportunidad a los trabajadores con discapacidad sin hacer contrataciones. Para ello, las empresas puede subcontratar diversas tareas y funciones a un Centro Especial de Empleo. Es lo que se conoce como “medidas alternativas”. Un Centro Especial de Empleo (CEE) es una empresa que cuenta en sus plantillas con trabajadores con discapacidad. Sus servicios son muy variados e integran limpieza, lavandería industrial, jardinería, manipulación, digitalización de documentos, etc…

Es lo que sucede en espacios como VIVVA, Centro Especial de Empleo al que acuden numerosas empresas buscando la calidad y compromiso que aportan los trabajadores con discapacidad. Las empresas pueden acogerse a medidas alternativas presentando el correspondiente Certificado de Excepcionalidad. Estas medidas alternativas permiten a las empresas subcontratar servicios a Centros Especiales de Empleo. Según la Ley General de Discapacidad, el gasto de la subcontratación debe ser como mínimo 3 veces el valor del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) vigente. Por ejemplo, si el IPREM vigente en 2021 es de 7.908,60 € anuales y la empresa cuenta con 50 empleados – y entonces por ley debería tener a 1 empleado con discapacidad en su plantilla – debería subcontratar servicios a un Centro Especial de Empleo durante un año por valor de 23.725,8€.

Contratar los servicios de un Centro Especial de Empleo tiene numerosas ventajas. Por ejemplo, la empresa no está obligada a acometer ninguna inversión para adaptar el espacio de trabajo. Y además cuenta en todo momento con el asesoramiento de un equipo de especialistas.

Si por el contrario, la empresa decidiera incorporar en su plantilla a trabajadores con discapacidad, un Centro Especial de Empleo como Vivva puede ofrecer a la empresa un servicio de selección y contratación que le garantizará que las personas contratadas son las idóneas para el puesto y supervisarán en todo momento su proceso de adaptación.

 

El derecho a trabajar de personas con discapacidad

Vivva apuesta por un modelo de economía circular inclusiva

Cada vez son más los directivos y profesionales que se sienten atraídos por implementar en sus empresas un modelo de economía circular. Si al respeto por el medio ambiente se suma un fuerte compromiso social con las personas con discapacidad, el resultado es un nuevo modelo: economía circular inclusiva.

Vivva pretende liderar este nuevo modelo con una apuesta decidida por el reciclaje y por la inclusión sociolaboral de las personas con discapacidad. En todos sus procesos y sistemas Vivva tiene en cuenta estos dos factores para reducir al mínimo el impacto medioambiental de sus actividades y para contribuir a la creación de empleo entre el colectivo de las personas con discapacidad.

En un sistema en el que la economía debe desarrollarse de forma respetuosa como el que propugna la economía circular inclusiva, el sistema de empleo debe integrar a todos los trabajadores, incluyendo a los trabajadores con discapacidad.

Vivva puede asesorarte en todas las fases del proceso de selección y contratación de trabajadores con discapacidad. Y ofrecerte una amplia gama de servicios para que tu empresa pueda cumplir la Ley General de Discapacidad. Somos un Centro Especial de Empleo creado hace 15 años que unimos a empresas con profesionales con discapacidad. Desde Vivva perseguimos dos objetivos: por un lado, orientar, formar y ayudar a buscar empleo a profesionales con discapacidad, y por otro, asesorar a las empresas para que cumplan la Ley General de Discapacidad.

Juan Lozano
Convencido de que el único modelo posible de colaboración en nuestra sociedad es aquel que busca un equilibrio para que todas las personas cubran sus propias necesidades, en contra del modelo de la competencia y la obsesión por ganar dinero sin importar cómo se gana. En el año 2007 fundó junto con otros amigos y empresarios el Centro Especial de Empleo Vivva.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *