La necesidad de construir una sociedad inclusiva

Una sociedad inclusiva es aquella que considera que todas las personas tienen los mismos derechos simplemente por su condición de seres humanos. Cuando una sociedad no reconoce el mismo valor a todos sus integrantes se socavan los cimientos básicos de la dignidad y se fomentan la desigualdad y la injusticia. ¿Pero cuáles son los rasgos esenciales de una sociedad inclusiva y por qué debemos trabajar para construirla?


La diversidad, una fuente de talento para la sociedad

Es una tarea ineludible de toda sociedad sana y madura organizar e implementar los mecanismos necesarios para asegurar la defensa de los derechos de todos sus integrantes. En caso contrario, caminaríamos irremediablemente hacia un abismo de discriminación social, y lo que es más grave, de vacío moral. Una sociedad inclusiva debe adaptarse a las distintas personas y ha de enfocarse en ofrecerles a todas sin distinción oportunidades de desarrollo y de bienestar. Sin preguntar por su nacionalidad, religión u orientación sexual.

En una sociedad inclusiva la diversidad debe ser percibida como una oportunidad y nunca como una amenaza. La igualdad debe prevalecer sobre las diferencias y las personas más vulnerables deben recibir protección y amparo.

 


En el caso concreto de las personas con discapacidad, su integración en la vida tanto social como laboral debe ser un objetivo prioritario. 
La defensa de los derechos y libertades de las personas con discapacidad es por extensión el mejor garante de los derechos y libertades de toda la sociedad. La incorporación al mercado de trabajo de las personas con discapacidad les garantiza unas condiciones de vida plenas y dignas. Pero su integración laboral no sólo ofrece ventajas a las personas con discapacidad y sus familias, también garantiza unos importantes beneficios al conjunto de la sociedad.

Una fuerza laboral integrada por personas con discapacidad asegura a las empresas una fuente extra de talento. 
Además numerosos estudios demuestran que la presencia de trabajadores con discapacidad genera un impacto muy positivo dentro de las empresas, fomenta el trabajo en equipo y refuerza el compromiso de los empleados con los valores corporativos.


Características de una sociedad inclusiva

Una sociedad inclusiva se caracteriza por ser un sistema abierto que garantiza los derechos y libertades de todas las personas en condiciones de igualdad. En una sociedad inclusiva las personas que pertenecen a las minorías divergentes (inmigrantes, refugiados, personas con discapacidad, etc) participan con absoluta libertad en todos los asuntos relevantes que competen a la sociedad.

La inclusión está íntimamente relacionada con la cultura. En las culturas inclusivas surgen sociedades inclusivas que preservan estructuras humanas plurales y diversas. Una sociedad inclusiva valora la diversidad y considera las diferencias entre las personas un impulso para el desarrollo y bienestar colectivo. El respeto a la diversidad mejora la convivencia y fomenta la creación de oportunidades equitativas y reales.

En definitiva, una sociedad inclusiva se basa en la defensa de la protección social y promueve políticas de inclusión, sobre todo para las personas más vulnerables.

En una coyuntura de crisis económica como la actual, corremos el riesgo de asistir a un crecimiento de la pobreza, y por tanto de las desigualdades. En este contexto resulta aún más importante impulsar medidas que garanticen el bienestar social de toda la ciudadanía. Las sociedades avanzadas deben asegurar ahora más que nunca el bienestar social de todas las personas, y muy especialmente de las personas en riesgo de exclusión social.

 


Los Centros Especiales de Empleo, un pilar básico de la sociedades inclusivas

Los Centros Especiales de Empleo son organizaciones que realizan una importante labor social y que por tanto son claves en la construcción de una sociedad más justa e igualitaria. Su misión es contribuir al desarrollo profesional de las personas con discapacidad favoreciendo su integración en empresas. Los Centros Especiales de Empleo ayudan a que los empresarios perciban todo el potencial que atesoran las personas con discapacidad para el desempeño de tareas profesionales con rigor y eficacia. Su presencia en equipos de trabajo ofrece a las empresas una fuente inagotable de talento y mejora el ambiente laboral entre todos los empleados. La labor de los Centros Especiales de Empleo es esencial para fomentar el empleo entre las personas con discapacidad. Gracias a ellos las personas con discapacidad pueden desarrollar todo su potencial y superarse a diario, al tiempo que las empresas asumen una responsabilidad social que por otra parte les aporta nuevos beneficios.
Si eres empresario/a y estás pensando en contratar trabajadores con discapacidad, puedes ponerte en contacto con nosotros. Escríbenos a hola@vivva.es

Vivva puede asesorarte en todas las fases del proceso de selección y contratación de trabajadores con discapacidad. Y ofrecerte una amplia gama de servicios para que tu empresa pueda cumplir la Ley General de Discapacidad. Somos un Centro Especial de Empleo fundado hace más de 10 años que unimos a empresas con profesionales con discapacidad. Desde Vivva perseguimos dos objetivos: por un lado, orientar, formar y ayudar a buscar empleo a profesionales con discapacidad, y por otro, asesorar a las empresas para que cumplan la Ley General de Discapacidad.

 

Juan Lozano
Convencido de que el único modelo posible de colaboración en nuestra sociedad es aquel que busca un equilibrio para que todas las personas cubran sus propias necesidades, en contra del modelo de la competencia y la obsesión por ganar dinero sin importar cómo se gana. En el año 2007 fundó junto con otros amigos y empresarios el Centro Especial de Empleo Vivva.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *