¿Se puede cobrar una pensión por incapacidad y a la vez desarrollar una actividad profesional?

En principio, la respuesta es no. La concesión de una incapacidad permanente es incompatible con el desarrollo de cualquier actividad profesional. Sin embargo, en la práctica, sí es posible que una persona con una incapacidad permanente pueda trabajar. En realidad, la concesión de una incapacidad no significa que el trabajador no pueda ejercer ninguna profesión, sino que, desde una perspectiva médica, se considera que debido a sus limitaciones funcionales, no puede ejercer la mayoría de las actividades profesionales. En otras palabras, una persona con discapacidad sí puede realizar ciertas actividades, siempre y cuando su incapacidad no suponga ningún obstáculo para el desarrollo de una actividad determinada.

Asimismo, una persona con incapacidad permanente, total o absoluta, puede trabajar en un Centro Especial de Empleo cuando sus funciones sean compatibles con las lesiones invalidantes de su anterior actividad profesional y además tenga reconocido un certificado de discapacidad emitido por la Comunidad Autónoma correspondiente, es decir, que sean incapacitado y discapacitado.

Las diferencias entre incapacidad permanente en su grado absoluto y gran invalidez

Para decidir si una persona con discapacidad puede desarrollar una actividad profesional, lo primero es establecer si su incapacidad es permanente en su grado absoluto o si se trata de una gran invalidez.
Se considera incapacidad permanente en su grado absoluto a la que se concede a un trabajador cuando padece una enfermedad o lesiones que le imposibilitan el desarrollo de cualquier actividad profesional. Por otro lado, se considera gran invalidez cuando, además de no poder realizar ningún trabajo, la persona necesita ayuda de terceros para desempeñar sus actividades diarias.
La pensión concedida en estos casos alcanza el 100% de la base regulatoria. El período de cotización varía según el origen de la discapacidad; por ejemplo, si se trata de un accidente laboral o una enfermedad.
Si una persona con discapacidad quisiera trabajar, debería comunicárselo previamente a la Seguridad Social. Los técnicos responsables decidirán si las funciones que deberá desempeñar son compatibles con las lesiones que ocasionaron su discapacidad. En caso positivo, la persona con discapacidad podrá trabajar y por tanto, podrá recibir la remuneración correspondiente, y también podrá seguir recibiendo su pensión por discapacidad. En cualquier caso, los técnicos de la Seguridad Social podrían comenzar de oficio una revisión de su grado de discapacidad, si interpretan que su solicitud podría evidenciar una mejoría en las lesiones o dolencias que produjeron su discapacidad.
.
pension incapacidad actividad profesional
.

¿Qué actividades profesionales son compatibles con la prestación de una incapacidad permanente?

En lo relativo a la compatibilidad de un trabajo con la prestación de incapacidad permanente, la Ley General de la Seguridad Social establece en su artículo 198 que “las pensiones vitalicias en caso de incapacidad permanente absoluta o de gran invalidez no impedirán el ejercicio de aquellas actividades, sean o no lucrativas, compatibles con el estado del incapacitado y que no representen un cambio en su capacidad de trabajo a efectos de revisión”.
En la actualidad, la tecnología ofrece nuevas oportunidades para el desarrollo de actividades profesionales a las personas con discapacidad. En concreto, el teletrabajo ha abierto un amplio abanico de posibilidades que deben tenerse en cuenta.
Históricamente, los tribunales han considerado actividades compatibles aquellas que se realizan a tiempo parcial y que no tenían continuidad. Sin embargo, a partir de una sentencia dictada por el Tribunal Supremo el 30 de enero de 2008, se considera compatible la pensión por incapacidad con una trabajo realizado incluso a jornada completa. El objetivo de esta sentencia era promover la reinserción social y reconocer el papel que jugaban las nuevas tecnologías en el nuevo mermado laboral. Once años después, en 2019, el Tribunal Supremo consideró compatible la incapacidad de un trabajador, que presentaba una enfermedad cardiovascular aguda, además de hemiplejía y crisis convulsivas, con el desarrollo de un trabajo como programador informático por cuenta ajena a tiempo parcial.
Vivva puede asesorarte en todas las fases del proceso de selección y contratación de trabajadores con discapacidad. Y ofrecerte una amplia gama de servicios para que tu empresa pueda cumplir la Ley General de Discapacidad. Somos un Centro Especial de Empleo creado hace 15 años que unimos a empresas con profesionales con discapacidad. Desde Vivva perseguimos dos objetivos: por un lado, orientar, formar y ayudar a buscar empleo a profesionales con discapacidad, y por otro, asesorar a las empresas para que cumplan la Ley General de Discapacidad.

Juan Lozano
Convencido de que el único modelo posible de colaboración en nuestra sociedad es aquel que busca un equilibrio para que todas las personas cubran sus propias necesidades, en contra del modelo de la competencia y la obsesión por ganar dinero sin importar cómo se gana. En el año 2007 fundó junto con otros amigos y empresarios el Centro Especial de Empleo Vivva.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *