¿Tus colaboradores están alineados con tus valores?

¿Alguna vez te has preguntado si tus colaboradores comparten tus valores? ¿Eliges a tus proveedores únicamente por cuestiones económicas? ¿Valoras en las empresas un comportamiento ético y responsable? Rodearte de colaboradores que compartan tus valores es una forma muy eficaz de extender tu visión y asegurarte relaciones duraderas y fructíferas en el mundo de los negocios.

Las empresas necesitan un marco ético para crecer y desarrollarse

Las empresas son mucho más que logotipos y balances. Son grupos humanos con un inmenso potencial. Las personas que los forman tienen en sus manos la posibilidad de influir positivamente en su entorno. Por eso cuando nos enteramos de que tal banco ha sido condenado por cobrar cuotas abusivas, que tal compañía petrolífera ha contaminado uno de nuestros mares o que tal aseguradora ha estafado a sus clientes, el impacto sobre la sociedad es mucho más devastador de lo que pueda parecer en un principio.
Una empresa que sólo piensa a corto plazo y por tanto sólo tiene en cuenta la rentabilidad económica de su acciones, en el fondo puede estar dando la espalda a su comunidad o al medio ambiente, y lo que es peor, a las generaciones futuras. Por eso es crucial que los directivos de las empresas sean conscientes de lo trascendentales que son sus decisiones a la hora de construir un mundo más justo y sostenible. Por pequeña que sea su compañía, su responsabilidad es inmensa.

Los valores deben ser los principios que han de regir las actividades de la empresa. Trabajar a partir de valores es una decisión estratégica que además suele producir interesantes beneficios. Si una empresa no está guiada por unos valores carecerá de un marco ético y sólo actuará movida por el dinero. La elección de una entidad bancaria, un operador de telecomunicaciones o un proveedor de servicios logísticos debe obedecer no sólo a la calidad de unos productos o a unas tarifas muy competitivas, sino también estar fundamentada en principios que conformen la cultura de esa empresa. En ese contexto un proveedor debería ser percibido siempre como un compañero de viaje y no como un instrumento puntual. Y la relación cliente-proveedor estaría basada en todo momento en la sinceridad y la confianza mutua.

 

Un consumidor cada vez más comprometido y responsable

Cada vez son más los consumidores que tienen muy en cuenta qué personas y empresas están detrás de las marcas que identifican los productos que compran. Son personas que miran más allá de su satisfacción personal y son conscientes de que con sus pequeñas decisiones diarias pueden provocar grandes cambios sociales y medioambientales en todo el planeta. Por ejemplo, cuando alguien compra un producto con el sello de Comercio Justo está ayudando a pequeños productores de más de 73 países de África. Asia y América Latina. O cuando un directivo contrata los servicios de un Centro Especial de Empleo, está contribuyendo a mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad. O cuando alguien compra un producto a una empresa de inserción está ayudando a trabajadores en riesgo de exclusión.
Numerosos estudios demuestran que el comportamiento de los consumidores españoles es cada vez más comprometido y responsable. Y eso que nuestras cifras aún están alejadas de las medias europeas.
Este cambio en los consumidores exige a las empresas una nueva toma de conciencia y les obliga a situar sus valores en el centro de sus actividades. El estudio Consumer Life realizado en 2016 por la consultora GFK señalaba que en aquel año para la mayoría de las personas la salud y el bienestar personal suponían el primer factor para una buena vida. Sólo dos años después, en 2018, los datos indicaban que la búsqueda del bienestar personal había traspasado los límites del ámbito personal y se había extendido hacia lo colectivo y social. Este cambio de tendencia constata que los consumidores piensan cada vez más en el bien común. Ademas esta nueva tendencia en los hábitos de consumo se acentúa en los más jóvenes.

Esta situación obliga a las empresas a desarrollar una ética holística en toda su cadena de valor: equidad en las condiciones laborales, reducción de la huella de carbono, disminución de materiales contaminantes, integración en la comunidad geográfica, etc.

Centros Especiales de Empleo: cuando los valores son los cimientos de la cultura organizacional

Los Centros Especiales de Empleo, – empresas que contribuyen a la integración laboral de las personas con discapacidad -, son un ejemplo de compañías en las que los valores ofrecen una dirección a todos sus miembros y donde su compromiso diario se alinea con cada una de sus actuaciones. En los Centros Especiales de Empleo los valores dejan de ser unas frases elocuentes que decoran las paredes, para convertirse en la brújula que marca el rumbo de las decisiones de todos sus directivos y empleados. Además los Centros Especiales de Empleo ayudan a las organizaciones que cuentan con más de 50 empleados a cumplir la Ley General de Discapacidad.
En los Centros Especiales de Empleo los valores suponen una parte esencial de su propuesta de valor y motivan al personal para dar lo mejor de sí mismos. Sin duda los valores garantizan una ventaja competitiva a los Centros Especiales de Empleo que resulta prácticamente imposible de replicar.
Los Centros Especiales de Empleo ofrecen servicios de limpieza, jardinería, manipulación, lavandería industrial, contact center o logística. Y sus trabajadores en más de un 70% tienen algún tipo de discapacidad física o intelectual.
Ahora responde a esta pregunta: ¿SI tuvieras que elegir entre dos empresas en igualdad de condiciones y una fuera un Centro Especial de Empleo, a cuál elegirías? Si no tienes clara tu respuesta, quizás deberías volver a leer este artículo.

 

Juan Lozano
Convencido de que el único modelo posible de colaboración en nuestra sociedad es aquel que busca un equilibrio para que todas las personas cubran sus propias necesidades, en contra del modelo de la competencia y la obsesión por ganar dinero sin importar cómo se gana. En el año 2007 fundó junto con otros amigos y empresarios el Centro Especial de Empleo Vivva.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *